sábado, 7 de octubre de 2017

Cuando cierren la tienda y apaguen las luces de la vitrina, los maniquíes emprenderán su jornada nocturna de fechorías.

Historia generada después de ver una maratón de Luther.




martes, 3 de octubre de 2017




 Paso de la bandada de peces voladores por el balcón de Mirapalcielo.

Otro matacho sonsacado a la productiva libreta 2008-2009.





jueves, 21 de septiembre de 2017

 El pajarraco de las buenas nuevas cruzó el balcón, aleteó, cantó alto un augurio entusiasta e ininteligible, y siguió de largo. Me alegró el día.

 Dibujado a partir de un apunte de la libreta 2008-2009.





domingo, 10 de septiembre de 2017


El bicho trilocular deambula por la página buscando comidita para los ojos.

Atrapado de una libreta de 2008-2009 que he venido ojeando y hojeando a la búsqueda de matachos apenas esbozados. Varios de los últimos matachos han sido sacados de allí y han sufrido las transformaciones propias del trasplante en el tiempo y de los caprichos de la punta del lápiz al día de hoy.




lunes, 28 de agosto de 2017



El ojo patinador persigue ventanas y éstas revolotean, le huyen, lo rozan, juegan con él y sus ilusiones. Esperan hasta que el cansancio lo ponga a dormir una vaga frustración. Entonces se acomodan sobre sus puntiagudas pestañas y se ponen a conversar de paisajes, escenas indiscretas, fugas, gotas de lluvia que chorrean, epifanías, atroces revelaciones, chorros de sol con motas de polvo flotando, serendipias, pregones de vendedores ambulantes, gatos ladrones, mensajes escritos en las empañaduras, niños que sacan la lengua a los peatones, pájaros que se golpean y caen, etc. A veces hace que duerme.



viernes, 25 de agosto de 2017


 La mujer de oro flota mientras duerme la siesta arrullada por su guardia de peces hasta que, a la hora acordada, la gata llega a despertarla con un amoroso pisotón.




lunes, 21 de agosto de 2017


Este hombre mira adelante para no caer y mientras tanto explora su entresijo que le lleva en espiral hasta el desconcierto inicial. Aprendió la leve sonrisa para no preocupar a nadie.